Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

Los créditos blandos vienen duros

El 16 de octubre pasado, los dos Matias, Lammens y Kulfas junto al presidente del BCRA, Eduardo Hecker anunciaron  créditos blandos para las PyMES del sector. Todos recibieron con beneplácito la noticia ya que las condiciones de los créditos permitirían ayudar a afrontar la sequía de 9 meses.

A un mes del anuncio, Report recorrió “el espinel” entre empresas que se encuadran dentro de las pautas requeridas, a saber: ´ Las empresas solicitantes deberán contar con certificado MiPyME. En el caso de sociedades y autónomos, podrán pedir hasta 2.5 meses de facturación tomando el mes como promedio de lo facturado en el 2019 y tendrá un máximo de 10 millones de pesos.”

Como en este ambiente somos pocos, y nos conocemos demasiado, agudizamos el radar con empresas sin gatos negros en su historia, ni cheques devueltos, juicios ni nada de esas cosas.

De los 8 consultados, 4 pidieron el crédito y 4 no,  ya que consideraban que “el pedal” iba a ser tal que cuando lo otorgaran, ya no lo necesitarían dado que se abriría la actividad.

Los que si pidieron lo hicieron días después del anuncio, y de los 4, solo 2 recibieron ayer – un mes después-  llamados donde no solo siguen pidiendo papeles, sino que los montos “de los cuales estamos hablando” según el empleado del banco, son mucho menores y nada tienen que ver con lo anunciado.

Un hotelero sin manchas, mediano, que facturó en 2019, 90 millones de pesos, le corresponden los 10 millones del tope establecido. El amable funcionario bancario comunicó que estaban viendo de otorgar 3 millones, pero que antes necesitan un título de propiedad que cubriese esa cifra.

El motivo explicado es que la empresa “según el acta de balance hay una causal de disolución donde absorben parte de la pérdida con el capital, que no hay aporte de capital por parte de los socios con lo cual no es fuerte la empresa y tiene capacidad de riesgo”.

“Para empezar, la lista de papeles con firmas, actas y el papelito que faltaba fue interminable” nos dice un “afortunado” pero encima “parece que deberemos avalar con nuestro patrimonio” lo cual se contradice con el anuncio efectuado que decía:  “Los créditos serán  respaldados por garantías del FOGAR en un 100%, y contarán, a partir del respaldo del FONDEP, con tasa subsidiada de 0% desde la cuota 1 a la 12, y del 18% desde la cuota 13 a la 24.”

Sin “querer queriendo” han analizado las carpetas como en épocas normales, donde oh casualidad!, a los créditos siempre accedieron sin mayor tramite los Yoma, Soldati o Vicentin. Parece que el BCRA no se enteró de como esta la actividad y que si una PyME pide, es porque casualmente, no le va bien.

Dejando la anécdota, la pregunta es porque todos los gobiernos prometen cosas y al tener los resortes del poder, siempre encuentran motivos para que no se cumplan.

Matías Kulfas es una persona que ha demostrado sensatez y franqueza. Hecker, ex funcionario de la era K, también. Lammens sin tener pergaminos del pasado en la función pública, parece tomarse en serio el tema.

¿Cuál es la necesidad de generar expectativas en un sector golpeado como ninguno, sino se tienen los recursos? ¿Se cambió de idea? ¿Porque no se llama a una conferencia de prensa y se dice?

Tratamos de lograr algún comentario de algunos dirigentes, lamentablemente alguno no nos pudo atender, otro no estaba al tanto del tema y otro no tenía para hacer ningún comentario.

  • Facebook
  • Twitter
Esta altura div necesaria para habilitar la sticky sidebar