Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

Australia cerrada al receptivo hasta el 2022

Las restricciones de viaje de Australia han mantenido la vida bastante normal durante gran parte de la pandemia, aunque ahora está experimentando nuevos contagios y cierres en las ciudades más grandes, como Sídney y Melbourne, así como en su capital, Canberra.

Australia no recibirá turistas extranjeros hasta al menos el próximo año, dijo el martes el primer ministro al enunciar los planes para levantar algunas de las restricciones de viaje más duras y largas del Covid-19 impuestas por cualquier democracia del mundo.

En cambio, el país priorizará el regreso de inmigrantes y estudiantes calificados después de que alcance la vacunación completa del 80% de la población de 16 años o más, lo que se espera la semana próxima.

La noticia llega pocos días después de que el gobierno anunciara planes para permitir que los ciudadanos vacunados y los residentes permanentes puedan viajar al extranjero a partir de noviembre, cosa no permitida desde marzo de 2020. Las severas restricciones de viaje, han mantenido afuera a la mayoría de los extranjeros, lo que afecto entre otras actividades a las universidades australianas, que dependen en gran medida de las tarifas que pagan los estudiantes internacionales.

Las reglas imponen una gran carga emocional en un país donde la mitad de la población nació en el extranjero o tiene al menos un padre inmigrante. Las familias fueron separadas y algunos abuelos no pudieron conocer a sus nietos en Australia que ahora se acercan a los 2 años.

El Australian Tourism Export Council, que representa un sector que recibió 33 mil millones de dólares al año provenientes del turismo internacional antes de la pandemia, quiere que los visitantes internacionales regresen en marzo. Los operadores turísticos australianos, que han sufrido no solo la prohibición del turismo internacional sino también las frecuentes restricciones fronterizas internas por contagios, están pendientes sobre cómo se reanudarán los viajes de placer.

Australia y Nueva Zelanda compartieron brevemente una burbuja de viajes sin cuarentena cuando ambos países estaban esencialmente libres de transmisión de Covid-19. Pero Nueva Zelanda reintrodujo la cuarentena después de que las autoridades australianas perdieran el control de un brote de la variante delta, que llego a Sídney con una tripulación aérea estadounidense.

La variante delta ha cambiado el juego en muchos países que anteriormente podían mantener a raya al virus con reglas de viaje muy estrictas, incluida Nueva Zelanda. El lunes, el gobierno de ese país reconoció por primera vez que ya no puede deshacerse por completo del coronavirus.

Australia continúa luchando contra los brotes, al mismo tiempo que se apresura a inocular a su población. El lanzamiento de la vacunación fue inicialmente lento, pero se ha ido lentamente recuperando.

  • Facebook
  • Twitter

Dejar su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta altura div necesaria para habilitar la sticky sidebar